Archivo de la categoría: experiencias

La conexión con Cádiz

“Rosarito sigue bien y Enriquillo mucho mas grueso y fuerte que cuando vino, la niña también muy bien, la temporada del cólera la han pasado bien gracias a que hubo poco y ninguno por las calles en que viven.”

Madrid y Octubre 29 1885, Extracto de una carta de Federico a su hermano Enrique (mi tatarabuelo) que estaba en Filipinas. Rosario es su mujer y Enriquillo, su hijo.

Piedra ostionera vs mármol

Siempre es un shock revivir a tus muertos. Saber que viajaban, trabajaban y tenían sentimientos y preocupaciones parecidas a las tuyas hace casi siglo y medio. Viajar a Cádiz ha sido una sorpresa porque no consideraba que tuviera ninguna relación con la ciudad y resulta que me sentí como en casa. Una casa a la que hacía muchos lustros que no iba.

Cádiz.

Los típicos balcones de Cádiz, con la reja abombada.

“Los balcones de las casas de comerciantes en Cádiz se hacían con las rejas abombadas para no estropear los miriñaques de las señoras”

¿Será verdad?

Tampoco importa mucho. He traído de vuelta una sensación de historia y de leyenda entremezclada. Una ciudad blanca, hecha de una piedra que a su vez está hecha de conchas, caracoles y moluscos varios, rodeada de mar como una isla, y con una vegetación tropical que viniendo de Madrid resulta abrumadora. Una ciudad que ha domado el mar y la naturaleza a base de siglos de civilización.

Cádiz_3

Boquiabierta con las plazas de Cádiz rebosantes de vegetación.

Cádiz_1

Piedra Ostionera

Cádiz fue un puerto comercial del tráfico de mercancías con Europa y las Américas. Además, fue sede de la Flota de Indias, entre otros. Una rama de mi familia eran naturales de Cádiz y algunos pueblos aledaños, entre ellos mi tatarabuelo (en la foto). Era Comandante de Infantería de Marina y viajó por todo el mundo. Se llamaba Enrique Ardois y Casaus (29-05-1844 – 18-12-1895). Nació en Cazalla de la Sierra (Sevilla) y murió en Filipinas. Escribía cartas a su familia, aún las conservamos en casa, y la verdad es que pensé mucho en él mientras estuve allí, si habríamos caminado las mismas calles con más de 120 años de lapso. Qué pensaría del mundo de ahora, nos reconoceríamos, nos llevaríamos bien.

Enrique Ardois y Casaus, Comandante de Infantería de Marina. 1844 -1895

Enrique Ardois y Casaus, Comandante de Infantería de Marina. 1844 -1895

Hay material para un post entero dedicado a este tema, pero me gustaría mencionar también a José Caraballo Aldecoa, médico de la Marina, hijo de José Caraballo Cortés (Vicecónsul del Brasil, natural de Sanlúcar de Barrameda) y Amalia Aldecoa Cebada (natural de Sevilla). Nacido en Binondo (provincia de Manila, Filipinas) el 1 de septiembre de 1861 y muerto en Cádiz el 26 de febrero de 1892. Viajó mucho, y existen en casa muchas suyas cartas, algunas desde Hong Kong a su cuñado Enrique (el de la foto arriba). Allí se echó una novia china que por lo visto estaba como una cabra. Estuvo enterrado en el Cementerio Católico de Cádiz, que hace unos pocos años que ya no existe. Me hubiera gustado visitar su tumba, ya no pudo ser.

José Caraballo Aldecoa.

José Caraballo Aldecoa.

¿Qué es Cádiz para mi en 2015? Casas de madera y piedra blanca, portales imponentes, los castillos de San Esteban y Santa Catalina que flanquean la playa de la Caleta. En éste último hay una preciosa capilla original con un suelo adamascado del que me enamoré.

Ese suelo maravilloso.

Ese suelo maravilloso.

Como tampoco es plan de ponerse muy metafísico para visitarla, yo aproveché para hacer turisrunning. Vale, he cumplido 34 y cualquier oportunidad para hacer deporte es buena, pero he de decir que es una ciudad cómoda para visitarla al trote. Es manejable, corre la brisa y sólo tienes que asegurarte de ir en redondo y no perder mucho de vista el mar. Es muy divertido correr por sus callejuelas llenas de vida, sorteando puestos de chucherías y algún turista despistado.

Si, llevo un calcetín de cada color.

Si, llevo un calcetín de cada color.

Casa Manteca es uno de los sitios clásicos. Se come bien, pero ojo a los camareros, ya que si eres de fuera te toca que te toreen un poco. Nosotras eso lo hicimos muy bien y estuvimos esperando el primer vino unos 15 minutos. Recomiendo los chicharrones, son deliciosos.

Casa Manteca. Foto: Estela Melgar

Casa Manteca. Foto: María García

Visita obligada, el mercado de abastos: ese marisco casi te habla de lo fresco que está.  Es un placer para la vista y el paladar ya que puedes sentarte a picar algo en la parte de fuera.

Cigalas en el mercado esperando comprador.

Cigalas descaradas en el mercado esperando comprador.

Es una muy buena combinación de mercado tradicional y mercado moderno para tomar-algo-y-ser-visto. Probé las cañaillas por primera vez y no daba crédito a la textura…¡carnosa! Por supuesto recomiendo acompañarlo de un fino o una manzanilla en rama.

Tomar algo, el concepto

Tomar algo, el concepto

No dejes de visitar la Torre Tavira, si te pasa como a mi, te sentirás como un niño pequeño en navidades.

Vista de la Cámara Obscura de Torre Tavira. Foto: Torre Tavira

Vista de la Cámara Obscura de Torre Tavira. Foto: Torre Tavira

Entiendo lo suficiente de vinos de Jerez como para saber que no sé nada, y que son la maravilla total. Nos hacía mucha ilusión visitar una bodega, y más ahora que Pepe Ferrer es el embajador de la DO. Nos decantamos por ir a Gonzalez Byass por recomendación de Guillermo Cruz, y fue una gran elección, aunque nos quedamos con ganas de ver viñedos de Palomino; hay que dejarse algo para la próxima.

La bota firmada por Cocteau.

La bota firmada por Cocteau.

Carmen Ibáñez Quiñón fue una guía excelente a Cádiz, fue estupendo recorrer con ella tabernas y plazas. Con ella tomamos atún en todas sus formas de barra en barra y un helado después, pequeños placeres.

Tartar de atún en la Tapería de Columela.

Tartar de atún en la Tapería de Columela.

Helado de nata y piñones en

Helado de nata y piñones en la Heladería el Mantecado (Plaza de San Francisco)

Cádiz me recuerda a una de las Ciudades Invisibles de Italo Calvino… si la imaginaras no llegarías a poder inventar una historia como la que Cádiz guarda. En mi caso, el elemento que más enganche a la realidad me ha provocado Cádiz era saber que mis antepasados habían caminado sus calles igual que lo estaba haciendo yo, que tenían vidas normales con problemas parecidos a los de hoy en día. También viajaban lejos, se enamoraban, tenían hijos, se hacían encargos por carta. El Cádiz que yo vi existe gracias a ellos, (literalmente).

Plazas en pleno centro con una vegetación exuberante.

Plazas en pleno centro con una vegetación exuberante.

Patio interior de madera blanca.

Patio interior de madera blanca. ¿No parece un barco?

“Mª. Luisa me encarga te diga que ha recibido un abanico de marfil rosa que le ha gustado mucho y te da las mas espresivas gracias. Como he venido desde Cádiz en el vapor Santo Domingo alli he visto al alferez Gener a quien encargué te diese afectuosos recuerdos.”

Cartagena y Agosto 28 1886 (Extracto de la carta de Federico a su hermano Enrique Ardois y Casaus en Filipinas)

Aquí se fraguó la constitución de 1812

Oratorio de San Felipe Neri, donde se promulgó la constitución de 1812

Monstruos que guardan los portales de Cádiz.

Monstruos que guardan los portales de Cádiz.

“Por este mismo correo envío un cajón que contiene 60 ejemplares de mi obra de torpedos para que trates de venderlos entre los oficiales y jefes de esa para lo cual puedes ponerte de acuerdo con Cano (…)”

Madrid y Octubre 29 1885, Extracto de una carta de Federico a su hermano Enrique que estaba en Filipinas.

Cádiz está situada en un tómbolo frente al estuario del río Guadalete.

Cádiz está situada en un tómbolo frente al estuario del río Guadalete.

Etiquetado , , , , , ,