Archivo de la categoría: Reseña literaria

La Dieta Manhattan.

Corre corre

Recientemente se ha presentado el Estados Unidos un libro que ha provocado un terremoto mediático, “La Dieta Manhattan“, escrito por Eileen Daspin en el que analiza porqué las mujeres que viven en Manhattan parecen llevar una vida “fabulosa”, no privarse de hamburguesas y snacks y estar más delgadas que el resto de mujeres de todo Estados Unidos.

¿A qué se debe esto? La autora hizo un estudio sobre los hábitos de 25 mujeres de Manhattan a lo largo de 28 días, y cuenta en el libro las conclusiones a las que ha llegado. Dichas conclusiones por lo visto no son más que un montón de obviedades como controlar las porciones, y hacer ejercicio. Esto parece no ser tan obvio para el resto de mujeres de Estados Unidos que están de hecho más gordas estadísticamente que las que viven en la Gran Manzana.

De nuevo tenemos un libro sobre dietas, nada científico, nada aclaratorio, que está haciendo furor entre un público igualmente deseoso de adelgazar como de llevar una vida de glamour y cupcakes.

Esto me lleva a reflexionar sobre la mujer trabajadora, moderna, independiente, activa, que acude a fiestas y saraos y por supuesto es deportista y luce tipazo. ¿Es compatible todo esto? Yo digo, desde mi perspectiva de mujer independiente, trabajadora, moderna y todo lo demás, que ¡¡Es un infierno!!

La presión mediática no sólo te exige estar a la altura a nivel laboral y social, sino que además es imprescindible ser muy sana, comer productos orgánicos, light, antioxidantes, 3 piezas de fruta al día, 2 de hortalizas, hacer tu propio pan y casi pescar tu propio pescado. Al final lo que acaba por suceder es que tu nevera parece un anuncio de productos light, andas pegada a la bolsa del gimnasio por si entre curso y trabajo encuentras media hora para sudar la camiseta, y luego encima quedas con los amigos y con dos cañas y un pincho de tortilla has tirado por la borda tres días de esfuerzos. Por no hablar de si es día de Gin Tonics, que según te lo estás tomando estás intentando vislumbrar el verdadero significado de lo de las calorías vacías del alcohol, que ya intuyes que no es que no engorden por estar vacias.

Libros de adelgazamiento

La mujer moderna está muy presionada. Desde hace treinta años acá ha asumido nuevas responsabilidades, nuevas y muchas, y la mayor parte de nosotras está encantada con ellas. La cosa es que lo queremos hacer todo muy bien, y los parámetros por los que nos regimos son los anuncios de moda, cereales adelgazantes, familias perfectas y altos ejecutivos a los que deberíamos imitar laboralmente.

Creo que estaría bien tomar las cosas con medida y no dejarnos engañar por esa meta de perfección, que la mayor parte de las veces nosotras mismas nos imponemos. No hay dietas milagro, como no hay vidas perfectas. Creo que hay que aspirar a estar sano y feliz, y en la mesura está la clave. Pero eso creo que esto en realidad ya lo sabemos en España, así que os recomiendo que NO os compréis el libro, sólo usad vuestro sentido común, y si no lo encontráis, recordad qué diría vuestra madre.

Etiquetado , ,

La cocina cristiana de Occidente, de Álvaro Cunqueiro

Ya en las primeras líneas del prólogo nos advierte el autor que “Aquí van, sin orden ni concierto, mis saberes del arte culinario, y de vinos, y también mis invenciones…”

Y en efecto, el libro del reconocido escritor gallego editado en Mayo de 1981 es una sucesión de capítulos organizados por zonas geográficas o temas donde expone con una cascada de nombres y situaciones lo que él entiende por la cocina cristiana de occidente desde su nacimiento hasta nuestros días.

Alvaro Cunqueiro escribe en primera persona con la confianza de quien hubiera conocido personalmente a los Papas de Aviñón, a los reyes de Castilla, a los Lores ingleses, y también a algún emperador romano, y hubiera compartido mesa con ellos. El autor nos transporta a toda velocidad entre asados, capones, bueyes, patos, lampreas, vinos de borgoña, gallegos, vinos ásperos o alegres, aguardientes, tabernas en Londres o la neblinosa Bretaña.

Canarias, los ingleses, escoceses e irlandeses,  las comidas griegas, Francia desgranada en las ciudades que han tenido un significado especial tanto para la cristiandad como para la gastronomía, como Aviñón…el recorrido por lo que llamamos Europa resulta entretenido y definitivamente instructivo.

Las referencias a reyes, caballeros, doncellas, comerciantes Papas y obispos son prólijas, pero la pluma de Cunqueiro no aburre jamás, sino engancha y hace que el lector quiera más y más.

Igual habla de los vinos de Francia como de la nueva ley sobre los agentes aromáticos y se pregunta si “el paso por las cocinas de Truro de Doña Guelainda de Cornubia, cuya presencia suscitaba el perfume de la menta en toda cosa…” será reglado dentro de dicha ley.

Saca a colación ingredientes que ahora nos parecen revolucionarios, como el haba Tonka, o habla sobre las explotaciones modernas de pollos en contraposición con la cría tradicional en libertad con una naturalidad que nos hace ruborizarnos por pensar que todo eso lo habíamos descubierto nosotros.

Haba Tonka

No falta el humor “..bebían tintorro de la Argolia, fuerte y poderoso, una especie de Valdepeñas peloponésico” ni la poesía  y el simbolismo en sus relatos.

Cunqueiro también a veces juzga, cuando argumentadamente  nos explica por ejemplo las diferencias entre las lampreas de Europa, o entre las langostas,  y qué vinos van mejor con qué manjares o porqué cayeron en desuso ciertas costumbres culinarias.

Lamprea

Un relato que transporta nuestros sentidos, y crea visiones, y nos hace oler, y paladear, y tocar esa cocina que pervive hasta nuestros días, como la cultura cristiana. Como menciona él mismo al final del prólogo según su amigo Pedro Moularne Michelena Sin vino no hay cocina, pero sin cocina no hay salvación, ni en este mundo ni en el otro

Etiquetado , , ,